Il muro de la defensa

Cuando el Madrid de los galácticos empezaba a tener problemas defensivos después de la marcha tan importante de Makelele (incansable mediocentro) y la retirada de Fernando Hierro (baluarte en la defensa blanca), en Europa empezó a destacar la joven figura de un central zurdo apodado el muro.

Tal era su cotización, que el equipo que presidía Florentino Pérez y siguiendo su política de mover el mercado cada año, llegó a pagar 25 millones de euros por ese jugador llamado Walter Samuel, uno de los centrales que aún quedan de la vieja usanza y que ayer probablemente haya jugado su último partido en competición europea.

SAMUEL_REAL_MADRID_elconfidencial_com

Samuel en su etapa en Madrid. | Fuente: elconfidencial.com

A sus 36 años, las características de Samuel aún son visibles: buen juego aéreo, siempre colocado dónde toca y con un trato correcto en salida de balón, además de su anticipación y agresividad al corte. Unas cualidades que en el fútbol de antaño eran las ideales para ser un gran central.

En cambio, en el fútbol actual esa visión del central ha cambiado y a Walter le ha perjudicado en su carrera. Hoy en día, muchos equipos grandes para fichar o poner a un central valoran por encima de todo otras características y en este orden: la velocidad (que sea rápido, da igual si pierde el sitio constantemente), la altura (si es alto llevará balones por arriba) y la técnica (la salida de balón por encima de contundencia).

La evolución defensiva en equipos que suelen llevar la iniciativa en el juego ha derivado en que cada vez jueguen más lejos de su portería intentando robar en campo contrario. Para hacer eso necesitan velocidad para replegar rápido y frenar las contras.

A raíz de ello, se ha perdido la figura del líbero y la del central lento pero que sabe manejarse y domina al área. Vemos continuamente como equipos grandes el día que no manejan la pelota y tienen que defenderse atrás, sufren gravemente contra equipos inferiores. Les pasa a equipos como Madrid y Barça en España o al Arsenal en Inglaterra. En cambio, el Chelsea o el Atlético con centrales como Godín o Terry si saben manejarse en esas circunstancias.

SAMUEL_INTER_goal_com

Samuel celebra un gol con el Inter. | Fuente: goal.com

Cuando suceden cosas como los últimos minutos del Schalke en el Bernabeú en el que una defensa muy atrasada del Madrid no es capaz de salir de su área perdiendo todas las disputas, me pregunto si ya no se trabajan esas posibles situaciones de partido en determinados equipos, si seguir una determinada filosofía de juego hace olvidar que en el fútbol no todo es saber atacar y que la defensa es algo esencial para lograr títulos u objetivos.

En definitiva, es una pena que hoy en día se valore más al defensa que mete gol que al que lo salva y al que da bien un pase por encima del que lo corta. Futbolistas como Puyol, Baresi o Cannavaro son cada día más difícil de volver a ver. Espero que futbolistas como Walter Samuel no queden en el olvido, jugadores que permiten que a los jugadores más atrasados se les pueda llamar defensas.

Anuncios