Wengerismo

Muchas veces en el fútbol hay derrotas que para el aficionado no son justificables. La expectativa del resultado es algo muy habitual y cuando no se produce lo que esperan, se suele crear un aura de pesimismo y ataque hacía los profesionales (especialmente el entrenador) que defienden la camiseta de ese equipo, ya sea familiar o foráneo.

Al ser aficionado, haber sido jugador y ejercer de entrenador, siempre me ha parecido coherente valorar la opinión de cada persona en relación al contexto.

Cuando un aficionado que paga su abono, compra su entrada o camiseta y es seguidor acérrimo de un club, su opinión tiene validez, ya sea acertada o equivocada y puede ser tan respetable o más que la del directivo de turno. En cambio, cuando una persona ajena a un club da su opinión sobre la situación de ese club, para mí debe ganarse su credibilidad a través de sus opiniones. Igual que un jugador o entrenador que llega nuevo a un club, tiene que demostrar su valía.

Esta reflexión se debe tener en cuenta para analizar la situación del Arsenal y la persona que lleva teniendo desde hace tiempo su mando absoluto. Sin duda hablo de Arsène Wenger, su entrenador.

Desde ayer he leído términos como loser, fracasado o humillado para referirse al técnico galo y a su equipo debido a la derrota en la ida de octavos de final de Champions League contra el Mónaco por 1-3. Por ello, vamos a contextualizar el momento del club.

WENGER_dailymail_co_uk

Wenger en el partido contra el Mónaco. | Fuente: dailymail.co.uk

Cuando nos referimos al Arsenal, hablamos del club inglés que más veces ha disputado la liga de Primera División consiguiendo 13 trofeos, además de 11 FA Cups y otras 13 Community Shield. Fuera de Inglaterra ha conseguido la extinta Recopa de Europa y la antigua Copa de Ferias (UEFA actual). Buenos números que lo llevan a estar entre los clubes más importantes de Inglaterra pero no del mundo.

Hace 19 años, tras varios años de sequía de títulos, llegó al club un entrenador alsaciano proveniente del Mónaco de apellido Wenger y que cambiaría la historia del club, convirtiéndose en el técnico más laureado de la historia gunner. Desde su llegada el club ha logrado 3 Premier League, 5 FA Cups y 5 Community Shields, casi un tercio de todos los títulos importantes cosechados hasta entonces. Además, nunca ha bajado del cuarto puesto en liga en todos sus años al frente. En 2006, a punto estuvo de lograr la Champions League pero el FC Barcelona se lo arrebató en la final.

Se le atribuye el ser uno de los mejores visionarios de jóvenes talentos en el mundo del fútbol. Jugadores como Henry, Cesc Fábregas o Van Persie han crecido a sus órdenes. Y sobre todo, la gran gestión económica realizada que le ha permitido acercarse a las grandes fortunas que manejan otros clubes y que a priori el Arsenal no podía alcanzar.

En esta época en la que clubes ingleses como Chelsea o los dos equipos de Manchester a través de grandes desembolsos económicos desean ocupar las plazas de privilegio, el Arsenal lucha por sobrevivir en ellas y de momento lo está logrando.

WENGER_uefa_com

Arsène Wenger. | Fuente: uefa.com

Ahora, después de tener una valoración objetiva de su paso, debo decir que ha recibido un ataque injustificado y creo que propiciado en un porcentaje alto por los medios de comunicación e influyendo a su paso al resto de aficionados neutrales o no. Estos ataques, quiero entender y no encuentro otra explicación, son debido a las expectativas creadas por encima de lo normal o a que la mentalidad inglesa ha cambiado desde hace unos años, la confianza en los entrenadores es cada vez menor y la presencia de Wenger ya no es grata (no es simpático con los medios y ya no gana títulos como antaño).

Teniendo en cuenta que actualmente, los objetivos del Arsenal son: estar cerca de luchar la Premier y asegurar la Champions (va tercero), competir en alguna copa inglesa (está en cuartos de FA Cup) e intentar llegar lo más lejos posible en Champions (mínimo Octavos), concluyo que está haciendo una temporada que se puede considerar buena. Por eso, es inexplicable que a la primera derrota importante del año (El Mónaco no me parece un equipo de poco nivel) se le falte al respeto de esa manera.

No creo que Wenger sea el mejor entrenador estratega del mundo ni que esté entre los mejores, pero creo que el trabajo que sigue realizando es brillante. Soy el primero que abogo por un cambio, creo que su función en el club debe cambiar y dejar paso a un entrenador más joven. Eso sí, no creo que haya mejor mánager que él y dudo que lo pueda haber en un futuro. Arsène siempre será un referente para todos los aficionados gunners del mundo. No descarten la remontada, siempre que lo han querido matar, ha vuelto.

Imagen de portada: Arsène Wenger. | Fuente: eurosport.com

Anuncios