El funambulismo de los ídolos

Llegó el día que todo aficionado atlético lleva esperando desde que aquel niño de Fuenlabrada se tuviera que ir en 2007 a Liverpool. Las dificultades económicas y deportivas por las que atravesaba el club del Manzanares obligaron a tener que vender a su jugador referencia y nada menos que 28 millones de euros sumaron a sus arcas (el traspaso más caro en aquel momento de la historia del fútbol británico). Casi 8 años después y con la situación del club en un momento óptimo, ese chaval que despuntaba por su velocidad y sus goles, vuelve a casa con todos los títulos importantes conseguidos (Mundial, Eurocopa, Champions League) pero con la ilusión de lograr uno en el lugar soñado, en el club que ama desde que llegó a su cantera en 1995.

FERNANDO_TORRES_rtve_es

Torres en su primera etapa en el Atlético. | Fuente: rtve.es

Todo jugador cuando llega a un nuevo club tiene las ganas y sobre todo la presión de rendir al nivel que se le espera. En este caso, esa presión se multiplica por mil. A lo largo de la historia ha habido varias situaciones similares a ésta.

En el fútbol argentino hay dos jugadores que su vuelta a casa ha sido fructífera:

Juan Sebastián Verón (Estudiantes de la Plata). La brujita como es llamado popularmente, comenzó su carrera en el club de su vida y muy pronto se fue a Boca Juniors por una cantidad de 3 millones de dólares tras subir a su equipo Estudiantes, a la máxima categoría del fútbol argentino. Dio el salto a Europa y tras una gran trayectoria tanto a nivel de clubes (Manchester United o Inter de Milán entre otros) e internacional (3 Mundiales disputados entre medias y 73 partidos con la selección argentina) regresó al club de sus amores para llevarlo a ser Campeón de América como había hecho su abuelo 40 años antes. Actualmente es el máximo dirigente del club.

VERON_larazon_com_ar

Verón, ídolo en Estudiantes. | Fuente: larazon.com.ar

Juan Román Riquelme (Boca Juniors). Topo Gigio es el máximo ídolo y referente del club. En su primera etapa en el club, logró 2 copas de América y una copa Intercontinental. Se fue a Europa y tras 5 años dejando detalles de ser un talento único, regresó al equipo xeneize logrando ser campeón de América y ganando dos veces el Torneo Apertura argentino. Después de más de 300 partidos en el club, Román decidió irse y estamos a la espera de hasta cuando alargará su carrera. Eso sí, el cariño de los aficionados y una estatua situada en el Museo de Boca siempre recordarán a este genio del balón.

RIQUELME_infobae_com

Riquelme siempre será recordado en la Bombonera. | Fuente: infobae.com

La cultura futbolística en cada país es diferente y Argentina es una afición pasional y leal de una forma exaltada. En España pasa algo parecido y se tiende a idolatrar de manera rápida a los futbolistas. Pero con una diferencia: se olvida lo que algunos jugadores han hecho para el club y, los aplausos, se convierten en silbidos en muy poco tiempo. El caso más reciente es Cesc Fábregas, futbolista canterano que regresó a Barcelona como una estrella y se ha ido sin que nadie se opusiera a ello. Otro caso es José Antonio Reyes que cada día que salta a su estadio en Sevilla, la división de opiniones se palpa en el ambiente.

Ahora, es el momento de ver qué pasará con Fernando Torres, si el funambulista cruza la cuerda será héroe absoluto pero como se tense y haya dificultades, veremos si cambian las cosas.

Imagen de portada: Torres en su regreso. | Fuente: vozpopuli.com

Anuncios