Bélgica reacciona de milagro

Primer y esperadísimo partido en el Mundial de la nueva hornada de jugadores belgas. Se enfrentaron en el Estadio Mineirao las selecciones de Bélgica y Argelia, dos planteles a priori desiguales, donde se esperaba un dominio claro de los Diablos Rojos frente a los africanos, que se sabían inferiores y plantearon el partido como tal.

Arrancó el encuentro, y como era previsible Bélgica tenía la pelota, y Argelia esperaba con los once jugadores en su campo, tejiendo una tela de araña infranqueable para los atacantes de Marc Wilmots. Vahid Halilhodžić planteó una línea de cuatro defensas cerrados, con el pivote Medjani incrustándose justo delante de ellos a la hora de defender. Por delante otra línea de otros cuatro jugadores presionaban solamente si Bélgica pasaba de los tres cuartos de campo. Y en punta, como único hombre y a la altura del centro del campo, el atacante Soudani.

BELGICA_ARGELIA_1_AL_70Situación en el campo de los primeros 65 minutos

La selección belga no encontraba forma de que apareciera una fisura en la sobria defensa argelina. Y el problema se acrecentó cuando en una contra el lateral (¿lateral?) Vertonghen derribó a Feghouli tras un centro lateral, que el propio valencianista lanzó y anotó.

Uno de los grandes problemas de Bélgica fu la profundidad por bandas. Alderweireld y Vertonghen no son laterales, y las pocas veces que se incorporaron al ataque terminaron volviendo a ceder el balón de cara a los pivotes. Pivotes que por otro lado permanecían inmóviles y siempre por detrás de balón.

Lukaku, punta de la lanza, no tenía movilidad y no salía de su posición para que pudiera ser ocupada por otro jugador. Además, las disputas, uno de sus fuertes, eran continuamente ganadas por el capitán Bougherra.

El resultado: Seis hombres por detrás de balón, tres centrocampistas muy estáticos (Hazard, De Bruyne y Chadli) muy estáticos y un delantero que ni participaba, ni dejaba participar.

Llegaba la segunda parte y Wilmots tenía que buscar soluciones si quería remontar el 0-1. Entre el descanso y el minuto 65 agotó los cambios: Mertens entró por Chadli, Origi sustituyó a Lukaku y Fellaini ocupó el lugar de Dembélé, pero se colocó más cerca del área.

BELGICA_ARGELIA_70_AL_90Situación en el campo de los últimos 25 minutos

Bélgica comenzó a jugar a otra cosa. Mertens se movía por todo el frente de ataque, y De Bruyne pareció contagiarse. Hazard aprovechó el agotamiento de Mostefa y comenzó a desbordar y arriba, Origi (más móvil y potente que Lukaku) y Fellaini esperaban balones.

Dejaron de lado los inútiles pases horizontales de la primera parte y buscaron más verticalidad, bien con balones al hueco a Origi, o con balones colgados a Fellaini.

Al final, un balón al área de De Bruyne era peinado por Fellaini (1-1), y un robo del propio De Bruyne que cedía a Hazard terminaba en una contra en la que Origi arrastraba a los defensas para que Mertens pudiera recibir dentro del área y fusilar a M’Bholi poniendo el 2-1 final.

Hay una cosa tan importante (o más) que un buen planteamiento, y esa es, una buena reacción tras un planteamiento incorrecto. Hoy Wilmots, demostró reacción y se aprovechó del bajón físico rival. ¿Será suficiente Rusia o Corea?

Anuncios

Una respuesta a “Bélgica reacciona de milagro

  1. Pingback: Diario de un Mundial, días VI y VII: Fin de ciclo | Gol Fantasma·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s